Bambas Nike Hombre

Studio 88 Nike Flip Flops

Un candidato a la alcald del municipio m rico de M reconoci un pacto para garantizar la seguridad p con uno de los principales c del pa los Beltr Leyva, en una conversaci grabada de forma encubierta y filtrada hoy por la revista digital Media. «Yo lo que s les dej muy claro es que no quiero ninguna venta (de droga) obvia», dice en la conversaci Mauricio Fern contendiente por el Partido de Acci Nacional (PAN) a la alcald de San Pedro Garza Garc en las afueras de la metr norte de Monterrey. Fern miembro de la familia due del Grupo industrial ALFA, uno de los conglomerados industriales m grandes de M dijo a Efe que las declaraciones presentadas por Media son extractos de conferencias p sacados de contexto.

Sí a bajar las ventanillas. No es contraproducente encender el aire acondicionado y abrir las ventanillas: este sistema facilita que el coche se ventile durante los primeros minutos. Y es que hay que tener en cuenta que como el aire caliente pesa menos que el frío, el primero tiende a subir hacia el techo y salir por la rendija que tengamos abierta..

Vestidos de blanco, portando cruces de madera, banderas de Guatemala y pancartas en la que exigen fin a la impunidad, miles de guatemaltecos se congregan hoy en la Plaza Italia, en el centro c de la capital, para manifestarse en contra de la violencia. Los manifestantes respondieron de forma masiva al llamado hecho por los denominados Movimiento C Nacional y J por Guatemala, organizaciones de reciente creaci integradas mayoritariamente por j de las clases acomodadas del pa «Guatemala, no te abandonaremos jam «Queremos paz. No m violencia», «Ya no tenemos miedo», se lee en las pancartas que los manifestantes, en su mayor j han colocado en las aceras cercanas a la Plaza Italia.

Seg el Gobierno, las comunidades en conflicto no pasan de cuatro o cinco, sobre un total de 2.400 que existen en la regi de La Araucan donde viven la mayor de los mapuches, el pueblo ind mayoritario en Chile, con algo m del 6 por ciento de la poblaci Las comuneros acusan tambi al Gobierno de haber militarizado la regi y de aplicar la legislaci antiterrorista a los ind que son acusados de alg delito. Seg Huenchull las autoridades han responsabilizado a mapuches de actos violentos que jam han cometido y denunci «amenazas graves» contra su comunidad de parte de hijos de agricultores. Agreg que el Gobierno nada ha dicho sobre eso y sostuvo que «si un comunero utilizara armas contra agricultores, ser culpado de amenazas terroristas».

Deja un comentario